Fotografiar comida

En este post comentaré cómo he realizado una sesión de fotografía para una empresa. Para esta empresa ya hice fotografías hace unos meses. En aquella ocasión, me llevé flashes portátiles por si era necesario, aunque según mi experiencia, siempre me ha ido mejor utilizando la luz natural. Y al final, acabé utilizando luz natural. Éstas fueron algunas de las fotos que entregué:

eatfine-1 eatfine-5 eatfine-11

Las fotos las hicimos en la terraza de una casa. Las sesiones las tuvimos por las tardes, y la terraza siempre estaba en sombra, lo cual me proporcionaba una luz que me gustaba sin tener que hacer nada especial. Esta vez teníamos que hacer muchas fotos, y como en invierno anochece muy temprano, acordamos empezar por la mañana, y hasta lo que durara. Según imaginaba, daría el sol por la mañana, así que me llevé trípodes, papel y tela blanca por si tenía que tapar el sol. También llevé flashes por si acaso. Lo más profesional habría sido visitar el lugar unos días antes para planear la sesión dependiendo de la incidencia del sol. Pero por mi comodidad, y por rentabilizar el trabajo, no suelo hacer ese tipo de cosas. Voy preparado para lo que me pueda encontrar y me ahorro la visita previa.

Cuando llegué me encontré que efectivamente daba el sol.

Panorama_sin_título1

No recuerdo haberlo probado nunca, aunque tal vez lo haya hecho, pero para fotografiar comida se supone que es mejor una luz suave, mejor que una luz dura como la del sol. Una fotografía tal y como estaba la luz en ese momento quedaba así
eatfine2018-1

Como se puede ver hay sombras y contrastes de luces. En principio era lo que yo quería evitar. Me puse a pensar cómo tapar la luz del sol, pero se me ocurrió utilizar la parte de la derecha de la terraza, que estaba en sombra. Había una pequeña parte en la que todavía seguía entrando el sol, y pusimos una sombrilla que tenían allí mismo. Además eso me permitía hacer las fotos como a contraluz, aunque la luz directa del sol estuviera tapada. El contraluz me gusta y pensé que ayudaría a dar forma a la comida. Así quedó el set:
eatfine2018-4

Y con el set preparado, nos pusimos a hacer fotos. En la fotografía que hago generalmente, para buscar poca profundidad de campo utilizo aperturas grandes (con mi objetivo una apertura de 2.8). Pero para este tipo de fotografías una apertura tan grande hace que la profundidad de campo sea demasiado pequeña y que la parte enfocada sea así también demasiado pequeña, así que voy jugando con la apertura hasta conseguir el enfoque deseado. Me suelo mover entre 9 y 11, aunque en alguna ocasión puedo subirlo un poco más para conseguir mayor profundidad de campo (más rango de enfoque). Aquí pongo cómo queda una foto con apertura 2.8 y otra con apertura 9. En la primera veréis que la parte enfocada es muy pequeña, demasiado pequeña y que ni siquiera todo el arroz que se ve en primer plano está enfocado. La segunda tiene más profundidad de campo y hay más zona enfocada, aunque se sigue viendo un buen desenfoque al fondo. Y eso es lo que utilizo en mis fotos de comida.
eatfine2018-12
eatfine2018-11

Por último, después de hacer las fotos, toca retocar. Mi retoque es muy básico. Prácticamente lo único que hago es recortar la foto, darle contraste e intensidad (esto último es una opción de Lightroom parecida a la saturación). Éstas serían algunas fotos sin y con retoque:
eatfine2018-10 eatfine2018-9
eatfine2018-15 eatfine2018-14
eatfine2018-6 eatfine2018-5

 

 

Y así quedaron algunas otras fotos de la sesión:
eatfine2018-76

eatfine2018-8

eatfine2018-77

 

¡Espero que os haya gustado el post!